Uncategorized

Nunca fui “especialmente bueno”.

Hoy es un día muy especial para mí, porque se cierra un círculo muy importante en mi vida.

Siempre me consideré un buen creativo, de hecho tuve la oportunidad de trabajar en buenas agencias y ganarme algunos premios, sin embargo nunca me consideré un creativo “especialmente bueno” y esto es justo lo que se necesita en una multinacional de publicidad para seguir surgiendo.

Al ser consciente de mis límites veía con preocupación mi futuro, ya que nunca contemplé trabajar en algo distinto a la publicidad. Un buen día, mi amiga Irma Cardona me dijo que necesitaba a alguien que la supliera en una de sus clases y como yo tengo el “no puedo” dañado, me lancé de cabeza.

Siendo profesor descubrí varias cosas, lo primero es que uno cree saber mucho sobre un tema pero saber cosas no garantiza poder enseñarlas, lo segundo es que toda la experiencia laboral no homologa estudios, así que me puse en la tarea de buscar maneras creativas de enseñar y de continuar mis estudios.

En realidad fue más complejo de lo que pensé, lo primero es que nadie se las sabe todas y enseñar más que un trabajo es una responsabilidad social, ya que lo que le dices a alguien puede terminar sonándole el resto de su vida y lo segundo es que para poder estudiar mi maestría, tuve que hacer lo más difícil que he hecho en mis 39 años, separarme de mi familia.

No fue nada fácil comenzar de cero a una edad ya avanzada pero hoy, estoy de nuevo con mi familia y cumpliendo un año en el Poli, una universidad que me ha dado el gusto de volver a trabajar en campañas, ya no como el director creativo sino como el mentor de los futuros directores creativos del país, de volver a la radio cosa que me encantaba desde que estudié en Manizales, pero sobre todo, de enseñar, algo que no solo disfruto mucho, sino algo en lo que los más de mil alumnos que llevo hasta el momento, me consideran “especialmente bueno”.

Gracias Poli. Gracias familia. Gracias alumnos.will

Estándar
Uncategorized

Esto es lo que hago hijo…

Image

Hijito:

Me piden que te escriba unas palabras sobre lo que hago, pues bien, en realidad no es muy diferente a lo que haces tú, yo soy creativo y me gano la vida haciendo cosas creativas como tú.

Estudié publicidad, porque era una carrera que me permitía estar en contacto con todo lo que me gusta, la música, las películas, la escritura; gracias a mi carrera he tenido la oportunidad de viajar a varios países, a algunos de los cuales tú me has acompañado.

Pero cuando naciste, comencé a pensar en un trabajo que me posibilitara pasar más tiempo contigo sin afectar la parte financiera, es por eso que ahora soy productor de comerciales de televisión, yo hago el contacto entre los creativos y los que filman los comerciales.

Con el tiempo y el azar descubrí otra pasión, enseñar. Así como tus profesoras te enseñan cosas nuevas todos los días con cariño y con amor, yo hago lo mismo pero en la universidad, me gusta pensar que soy una ayuda para los jóvenes que quieren ser creativos como yo.

Lo que más me gusta de mi trabajo es que soy feliz haciéndolo, y cuando tú seas grande, me gustaría que trabajes en lo que te sientas realizado, porque así tendré la seguridad de que estarás bien. Te amo.

Papá

Estándar